Emergiendo de la paralización por emergencia: 6 cosas para pensar en la próxima fase

25 May 2020

Esta publicación apareció por primera vez en el sitio web de MHA Consulting

Las próximas semanas verán a la mayoría de las organizaciones comenzar a dar pasos cautelosos hacia su pasada forma de hacer negocios, aunque la situación sigue siendo fluida y algunas cosas podrían haber cambiado permanentemente.

En la publicación de hoy, veremos seis áreas en las que cada organización debe pensar mientras se prepara para salir del paro por COVID-19 e ingresar a la siguiente fase del negocio.

Salir del encierro traerá muchos desafíos nuevos, pero de alguna manera tenemos suerte. Tenemos tiempo para prepararnos. Esto contrasta con el comienzo de la pandemia, cuando las órdenes de quedarse en casa llegaron repentinamente y tomaron por sorpresa a la mayoría de las empresas.

Por el momento, estamos en calma antes de la tormenta. No dejes que la calma se desperdicie.

Idealmente, ya deberías haber comenzado a planificar el regreso de su fuerza laboral a sus ubicaciones anteriores. Si no lo has hecho, comienza hoy.

¿Cómo será cuando empiece a traer empleados a la oficina, a retirar trabajadores despedidos y a reiniciar las actividades pospuestas?

En una pasada publicación, nos enfocamos en preparar su tecnología cuando salga del bloqueo. Hoy vamos a ver otros aspectos de volver al trabajo. Su objetivo debe ser tener una migración controlada y reflexiva.

 

La siguiente fase del negocio

Es difícil encontrar una terminología para describir este tema que sea conveniente y precisa. Decir que las compañías ahora comenzarán a “regresar al trabajo” ignora el hecho de que la mayoría ha estado trabajando de manera remota todo el tiempo. Decir que la gente “regresará a la oficina” no es correcto porque una cantidad considerable de trabajadores podría continuar trabajando de forma remota. Finalmente, no tiene sentido hablar acerca de las organizaciones que regresan a su antigua forma de hacer negocios porque muchas podrían nunca hacerlo. Podríamos estar buscando un nuevo modelo de trabajo híbrido, en el que muchas empresas cambien una parte sustancial de su fuerza laboral a trabajar en casa de manera más o menos permanente o dividirse entre ubicaciones remotas y oficinas.

Todo lo que realmente sabemos con certeza en este momento es que el negocio está a punto de entrar en una nueva fase. Será un cambio de cómo han sido las cosas durante los últimos dos meses. Exactamente lo que implicará será diferente para cada empresa. Cuánto durará es una incógnita.

Independientemente de la terminología que utilice, las consideraciones que se analizan a continuación son aplicables a todas las situaciones mencionadas anteriormente.

 

Si los empleados contraen el virus

Cada compañía que va a devolver un número considerable de personas a una instalación centralizada en las próximas semanas o meses necesita tener un plan para volver rápidamente a trabajar de forma remota si hay un resurgimiento de los casos de COVID-19 en su área.

 

Seis cosas para pensar

Las siguientes son seis áreas en las que cada profesional de organización y continuidad del negocio debe pensar al comenzar a salir del bloqueo y avanzar hacia la siguiente fase de hacer negocios:

  1. Cuestiones de Recursos Humanos.

Lo primero que debe tener en cuenta son todos los problemas que pueden surgir con los empleados de la organización. La capacitación o las certificaciones de las personas pueden haber expirado. Es posible que deba reiniciar los beneficios para los trabajadores que regresan. Algunas personas pueden tener miedo de enfermarse. Algunos podrían decidir no volver. Puede ser necesario capacitar a las personas en nuevas prácticas sobre distanciamiento social y saneamiento en el lugar de trabajo. Es posible que la organización necesite actualizar la política de enfermedad en torno a cuándo quedarse en casa o cuánta flexibilidad hay para quedarse en casa y trabajar de forma remota en lugar de tomarse un día de enfermedad.

  1. Requisitos estatales y locales.

Deberá cumplir con los diferentes requisitos estatales y municipales con respecto a COVID-19 que están vigentes en las jurisdicciones donde su organización tiene instalaciones. Estos pueden variar ampliamente de un lugar a otro. Espere requisitos sobre distanciamiento social, equipo de protección personal y el saneamiento de cosas como superficies de escritorio, teclados, teléfonos y manijas de puertas. La velocidad con la que la ubicación puede volver a su capacidad máxima variará y sus planes deben abordar esto.

  1. Eficiencia laboral.

Espere una caída temporal de la productividad a medida que las personas cambien de trabajar de forma remota a cualquiera que sea la nueva configuración. La gente necesitará tiempo para adaptarse. Aprender a trabajar en casa requería un ajuste. Volver a la oficina también requerirá uno. Muchas personas se alegrarán de volver a la oficina y ver a sus colegas, y esto también podría tener un efecto en la productividad. Simplemente volver a la forma en que se hicieron las cosas antes podría no ser posible.

Con algunos en la oficina y otros trabajando de forma remota, la dinámica de trabajo requerirá ajustes. Las conversaciones en el pasillo y la “reunión después de la reunión” pueden ocurrir, pero ahora hay algunas que quedarán fuera del circuito. No olvide aquellos que todavía están aislados y asegúrese de que estén incluidos en cualquier actividad laboral / social.

El cuidado infantil podría seguir siendo un problema para muchas personas. Las escuelas no están reabriendo este año académico, y la situación en el otoño es incierta.

  1. Tecnología.

Es posible que la organización deba proporcionar un mayor soporte para la informática del usuario final. A medida que las personas vuelven al trabajo, pueden dejar dispositivos esenciales en casa o sus dispositivos pueden necesitar actualización o mantenimiento. El equipo y la maquinaria de computación en la oficina podrían haber estado sin usar durante semanas. Para obtener más información sobre cómo recuperar su tecnología, consulte nuestro blog de hace un par de semanas,  realice una comprobación de bienestar de TI: asegúrese de que sus sistemas tecnológicos estén saludables (en inglés).

  1. Soporte de terceros.

¿Qué sucede con sus proveedores y otros contactos de terceros? Asegúrese de conocer los planes de estas organizaciones para regresar a las oficinas. Piense en el impacto de sus planes en su empresa. Evalúe su respuesta a la reubicación inicial para determinar su nivel de riesgo al reubicarse. No asuma que todos tienen este proceso resuelto o que todos están saliendo de la paralización de la misma manera.

  1. Estrategia a largo plazo.

¿Su empresa realizará cambios a largo plazo para adaptarse a las nuevas realidades? Algunas empresas pueden aspirar a volver lo más posible a su forma de trabajo anterior. Otros pueden querer cambiar a una nueva combinación de trabajo de oficina y trabajo remoto. Necesitará una nueva política de trabajo remoto en el futuro. ¿Pueden las personas que prefieren trabajar en casa seguir haciéndolo? En algunos casos, los requisitos gubernamentales pueden afectar sus opciones.

 

La calma antes de la tormenta

En este momento estamos en calma antes de la tormenta. Pronto las empresas comenzarán a salir del cierre y buscarán algo más cercano a su forma anterior de hacer negocios. Si aún no ha comenzado a planificar el regreso de un número considerable de sus empleados a sus instalaciones, será mejor que comience ahora.

Las seis áreas en las que debe pensar especialmente son recursos humanos, regulaciones estatales y locales, eficiencia en el trabajo, tecnología, soporte de terceros y estrategia a largo plazo. Al prepararse con anticipación, puede asegurarse de que su migración de retorno se realice sin problemas, protegiendo a sus empleados y ayudando a su organización a recuperarse.

Otros recursos:

Para obtener más información sobre cómo salir del bloqueo, la pandemia de COVID-19 y otros temas importantes en la continuidad del negocio, crisis y resiliencia, consulte nuestra página de RECURSOS COVID.

Richard Long

SOBRE EL AUTOR

Richard Long es uno de los líderes del equipo de práctica de MHA para compromisos relacionados con la tecnología y la recuperación de desastres. Ha sido responsable de la ejecución exitosa de los compromisos de continuidad del negocio y recuperación de desastres de MHA en industrias tales como Energía y Servicios Públicos, Servicios Gubernamentales, Atención Médica, Seguros, Gestión de Riesgos, Viajes y Entretenimiento, Productos de Consumo y Educación. Antes de unirse a MHA, Richard ocupó puestos de Director Senior de TI en PetSmart (NASDAQ: PETM) y Avnet, Inc. (NYSE: AVT) y ha sido un líder sénior en todas las disciplinas de TI. Ha liderado con éxito la recuperación de desastres a nivel nacional e internacional, evaluación de tecnología, gestión de crisis y compromisos de mitigación de riesgos.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Sandra Galletti

Trabajando desde casa

Este artículo es para aquellos que prefieren volver a ese Uber y continuar la fascinante conversación sobre el clima o sentarse a escuchar las repeticiones del tío David de los últimos hechos que escuchó en su medio de noticias por cable favorito, que realizar un BIA.

Leer Más >>
Salvador Aranda

Continuidad de Negocio ante un Ciberataque

Este artículo es para aquellos que prefieren volver a ese Uber y continuar la fascinante conversación sobre el clima o sentarse a escuchar las repeticiones del tío David de los últimos hechos que escuchó en su medio de noticias por cable favorito, que realizar un BIA.

Leer Más >>
John Verdi

BIAs que no molestan

Este artículo es para aquellos que prefieren volver a ese Uber y continuar la fascinante conversación sobre el clima o sentarse a escuchar las repeticiones del tío David de los últimos hechos que escuchó en su medio de noticias por cable favorito, que realizar un BIA.

Leer Más >>
WhatsApp chat

Suscríbase al boletín
DRJ en Español