ESTAMOS SIENDO VIGILADOS CONTINUAMENTE

06 Ago 2019

Las tecnologías biométricas están en aumento internacionalmente y pretenden invadir nuestra privacidad. Al igual que todas estas intrusiones, se tomará hasta donde el propietario de esa intrusión encuentre que es rentable hacerlo.

Canadá se está convirtiendo rápidamente en un estado de vigilancia, con cámaras en casi todas las áreas comunes. Los grandes negocios también están usando el reconocimiento facial, las cámaras de vigilancia de análisis de comportamiento y los perfiles biométricos para monitorear y almacenar nuestras compras, conducir e incluso patrones sociales. Merodear en nuestros hábitos, movimientos y vidas privadas nunca ha sido más fácil.

Los planeadores de la continuidad del negocio deben preparar a sus organizaciones, y sus vidas privadas, para este siguiente nivel de intrusión.

Desanimado por la disminución de su poder de comercialización para los consumidores a través de los medios tradicionales, el sector privado está proponiendo ahora alcanzar a clientes potenciales en formas que deberían tenernos preocupados. Hay una enorme demanda acumulada por publicidad de localización personalizada, ya sea en su celular, la radio de su carro o en las vallas publicitarias mientras camina por las calles. Sí, ¡los anunciantes se están recurriendo a carteles digitales “inteligentes” que usan cámaras para verlo mirar los anuncios.

En Alemania, los desarrolladores han puesto cámaras de video en anuncios de la calle que intentan discernir las reacciones emocionales de las personas a sus anuncios, de acuerdo con el Centro de Información de Privacidad Electrónica (EPIC, por sus siglas en inglés), en Washington.

EPIC advierte que este tipo de vigilancia invade las libertades civiles. Esta tecnología de cara, voz y comportamiento puede ser un medio para rastrear a las personas a nivel masivo durante toda su vida. Impulsadas por las demandas de anunciantes y gobiernos preocupados por la seguridad, estas tecnologías se están convirtiendo cada vez más inteligentes e invasivas que ahora se asemejan a algo sacado de la ciencia ficción.

Al registrar electrónicamente los datos sobre los atributos físicos de un individuo, como sus huellas digitales o los patrones del iris, los servicios de seguridad y de aplicación de la ley ahora pueden identificar rápidamente a las personas con un alto grado de precisión, incluso de varios cientos de metros de distancia.

Los identificadores biométricos son las características distintivas y medibles usadas para etiquetar y describir a los individuos. Los identificadores biométricos a menudo se clasifican como características fisiológicas versus características de comportamiento. Las características fisiológicas son relativos a la forma del cuerpo; ejemplos incluyen, pero no se limitan a huellas digitales, venas de la palma, reconocimiento facial, ADN, huellas de la palma, geometría de la mano, reconocimiento del iris, retina e incluso olor.

Las características de comportamiento están relacionados a patrones de comportamiento de una persona, que incluye, pero no se limita a, el ritmo de escritura, la marcha y la voz. Algunos investigadores han acuñado el término “behaviometrics” para describir la última clase de biometría.

Los medios más tradicionales de control de acceso incluyen sistemas de identificación basados en un token (como una licencia de conducir o pasaporte) y sistemas de identificación basados en el conocimiento (como una contraseña o número de identificación personal). Ya que los identificadores biométricos son únicos a los individuos, son más confiables para verificar la identidad que los métodos basados en token o el conocimiento. Sin embargo, la colección de identificadores plantea preocupaciones de privacidad sobre el uso final de esta información.
Antes de poder implementar la tecnología del iris, se deberían tomar ciertas acciones legales. Bajo la ley de la Unión Europea y la Convención Europea de Derechos Humanos, las autoridades necesitarán demostrar que es una solución necesaria y proporcional a un problema legítimo y específico.

También necesitarán probar que el reconocimiento del iris es el medio menos intrusivo para lograr esa meta. Una prueba de proporcionalidad tendría que tomarse para tomar en consideración los riesgos que esta tecnología trae junto con los beneficios.

El solo hecho que escáneres de iris de largo alcance ahora puedan capturar datos sin la colaboración del sujeto también crea problemas legales. Muchas de las leyes de otros países requieren que el individuo esté informado de cuándo esa información es recolectada, por quién, para qué propósito y la existencia de sus derechos sobre esos datos.

Otro problema es cómo los datos se mantienen seguros y protegidos, particularmente en el caso de escaneo de iris por objetos como teléfonos inteligentes. La información escaneada y almacenada en un dispositivo, o en la nube para propósitos de autenticación futura, necesitará legalmente una protección de seguridad robusta. Los datos almacenados en la nube tienen a moverse entre diferentes servidores y países, lo que hace que prevenir el acceso no autorizado sea más difícil.

¿Cuándo los empleadores usarán esta tecnología como parte de su programa de seguridad o para monitorear el cumplimiento de los empleados? Mi suposición es que ya está en uso. Uno solo puede esperar que todos los empleados estén al tanto de ello y que hayan sido informados de sus derechos.

La tecnología biométrica ha hecho que merodear en nuestros hábitos en casa y trabajo sea más fácil.

Parecería razonable debatir ahora hasta qué punto están permitidas las empresas y las entidades del gobierno y cómo protegernos mientras todavía tenemos privacidad que proteger.

El Dr. Bill Pomfret es autor, orador y presentador y ha viajado por el mundo educando y motivando a la gerencia y los empleados para que adopten políticas efectivas de salud, seguridad y control de riesgos; prácticas y procedimientos que previenen o mitigan las pérdidas humanas, económicas y ambientales por exposiciones laborales adversas. Ha desarrollado e implementado modelos de seguridad y salud ocupacional y ambiental; fue profesor y enseñó sistemas, prácticas y procedimientos en la Universidad McGill en Montreal, Canadá. Pomfret diseñó y desarrolló el Sistema Internacional de Gestión de Salud y Seguridad™ 5 Star en 1975. Ha auditado en más de 40 países y capacitado a más de 2,000 auditores acreditados certificados. Es miembro de la Institución de Seguridad y Salud en el Trabajo (Reino Unido), líder certificado y miembro de la Royal Society of Health (Reino Unido), además de estar certificado en Canadá, Estados Unidos, India y Sudáfrica, es un profesional de salud y seguridad registrado en Gran Bretaña. Puede comunicarse con Pomfret en su sitio web en http://www.spi5star.com/.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

WhatsApp chat